en Recetas

Soupe à l’oignon

Anoche llegué a casa cascoteada y muerta de frío después de que me atacara la tormenta de granizo que –oportunamente- se desató cuando me bajé del colectivo.
 
Por más qué dormí tapada con 2 frazadas hoy a la mañana todavía no me había podido sacar el frío del cuerpo, así que decidí almorzar algo consistente para zanjar el asunto.
 
La receta de la sopa de cebollas la saqué del libro “Apuntes de Cocina” de Ximena Sáenz, a quién muchos conocerán por su participación en Cocineros Argentinos.
 
Apuntes de cocina me gusta mucho porque es un libro que propone soluciones prácticas e inteligentes para cocinar para uno solo. El concepto es comer rico con pocos ingredientes y sin complicarse la vida. En otras palabras, desdramatiza la cocina.
libro
 
Ingredientes
• 2 cebollas
• 1 cucharada de manteca
• 1 cucharada de oliva
• Sal a gusto
• 1/3 vaso de vino blanco
• 1 cucharada de harina 0000
• 2 tazas de caldo
• 1 rebanada de pan
• 100 g de queso gruyere
 
Procedimiento
1. Cortar la cebolla en juliana. En una ollita colocar la manteca y el aceite. Incorporar las cebollas, salar y cocinar a fuego lento por 20 minutos.
2. Cuando la cebolla esté marrón agregar el vino y dejar que se evapore el alcohol.
3. Incorporar la cucharada de harina, mezclar y cocinar por 1 minuto antes de agregar las tazas de caldo. Cocinar por otros 10 minutos más.
4. Tostar la rebanada de pan. Llevar la sopa al horno en una cazuela, colocar la tostada encima y el queso rallado. Gratinar por 10 minutos a horno fuerte.
sopa
Para el caldo en lugar de usar cubitos preferí comprar un menjunje de verduras para sopa de esos que venden cortados y en bolsitas en la verdulería. Las puse a hervir mientras picaba las cebollas con una hoja de laurel, sal y pimienta. Usé el líquido de esta preparación para la sopa de cebollas y me guardé las verduras hervidas para mixearlas y hacer una segunda sopa crema mañana.

Dejá tu Gordomentario

Comentario

  1. Muy cierto. Para el frío nada mejor que una buena sopa. Aunque el calor humano puede ser recomendable también. Aunque a veces tiene el mismo efecto que la cebolla…te hace llorar.